Menu

Santa Hildegarda de Bingen y la Medicina Natural

Esta mística alemana, nacida en el año 1098, mostró desde su más tierna edad dones que permitieron su ingresó a los ocho años en el convento benedictino de Saint Disibot, en el valle del Rhin. Allí encontró ayuda y comprensión en su superiora, Jutta von Sponheim, a cuya muerte, en 1136, Hildegard fue nombrada abadesa. Luego, fundó su propia comunidad de religiosas.

Comprender una enfermedad empieza por conocer su historia. En todas las épocas han surgido personajes que han contribuido en menor o mayor medida al conocimiento del mundo, del hombre y de sus enfermedades. Santa Hildegarda de Bingen no sólo profundizó en cuestiones filosóficas, religiosas, cosmogónicas e incluso artísticas, sino que demostró un amplio conocimiento empírico de la naturaleza que le rodeaba, de las enfermedades de sus semejantes y de las suyas propias. La obra de Santa Hildegarda no tuvo continuación y es, en palabras del profesor Laín Entralgo, algo así como un canto de cisne del pensamiento alegórico de la Alta Edad Media (1). En 1998 se celebró el noveno centenario de su nacimiento, retomándose el interés por su vida y obra. Este artículo analiza principalmente las fenomenales visiones de Santa Hildegarda pero, al mismo tiempo, pretende ser un homenaje a esta portentosa mujer del siglo XII.

Remedio natural para la afonía o pérdida de la voz

Cocer 3 cucharaditas de gordolobo y 3 cucharadas de hinojo durante 5 minutos.  Después, colar a través de un paño y agregar a 250 ml de vino.  Preparar el cocimiento por la mañana y tomarlo repartido a lo largo del día.

Remedio natural para la caspa

Hacer ceniza de la corteza y de las hojas del árbol del ciruelo, y de la ceniza preparar una solución con agua.  Lavar a menudo la cabeza con esta solución.

Remedio natural para el dolor de cabeza #1

Tomar incienso y pulverizarlo.  Agregar algo de harina fina y también clara de huevo, y hacer así dos tortitas y dejarlas secar al sol o sobre un ladrillo caliente. Las tortitas sólo se deben secar, en ningún caso cocer.  Colocar una de estas tortitas en cada sien por unos 10 minutos.

Remedio natural para el dolor de cabeza #2

Picar finamente100 g de corteza de abeto junto con 50g. de hojas de salvia, y poner ambos ingredientes a cocer en agua. Una vez que haya espesado el cocimiento de abeto y salvia, agregar150 g. de mantequilla y esperar a que se derrita sin dejar de remover. Se puede agregar unos50 g de grasa de cabra para darle consistencia. A continuación, filtrar la pomada resultante mediante un paño y poner en unos botecitos.   Para que no se dañe, es preferible conservar la pomada de abeto en la nevera o en el congelador.  Con esta pomada se deberá frotar la frente de lado a lado 2 ó 3 veces al día.

AÑADIR COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *