Menu

Cómo Prevenir Eventos Negativos en el Futuro

La mala suerte es, en ocasiones, innegable. Aunque creamos más o menos en ella, aunque pensemos que el esfuerzo y la actitud son la cura definitiva para el infortunio, la maldición a veces hace lo posible por meter su nariz en nuestros asuntos. Pero hay muchas situaciones cotidianas que por creencia o superstición son asociadas con la mala suerte o con el poder de la mente. 

Así que, para prevenir eventos negativos futuros, tenemos algunas sugestiones:

ritual

1.Reeduque su mente.
Concéntrese en un futuro positivo. Es cierto que otro tipo de problemas podría ocurrir, pero nunca piense en la respuesta negativa. Elimínelos de su existencia; no los considere como una parte ineludible de su futuro.

2. Utilice adivinaciones posteriores para determinar el método más efectivo para crear el cambio.
Las técnicas que producen respuestas binarias son las mejores en este caso, pues no dan lugar a interpretaciones erróneas, a menos de que se realicen incorrectamente.

3.Dediqúese a la corrección de sólo un problema a la vez.
Si se enfrenta con muchas advertencias, elija la más negativa. Una vez que ha conquistado los cambios necesarios —esto se determina por medio de la adivinación—, tome un descanso. Comience a trabajar en problemas menores en fechas posteriores.

4. Actúe según sus necesidades.
Si, por ejemplo, predijo que una mudanza planeada le causará problemas cardiacos, enfermedades o pérdidas financieras, tome ahora las acciones necesarias para cambiar sus planes si desea evitar este futuro.
O, quizás, ha visto problemas respecto a una relación. Si es así, examine sus sentimientos hacia la persona. Aumente la comunicación. Ponga las cartas sobre la mesa. Algunas relaciones exigen trabajo intensivo para ser emocionalmente satisfactorias para ambas partes. No permita que la advertencia se manifieste.

Si se ha vaticinado una enfermedad, modifique sus hábitos de vida. Haga ejercicio moderado con regularidad. Consuma alimentos bajos en grasas y en sodio, más completos y saludables. Conciba un panorama positivo de la vida. Ya que se ha comprobado clínicamente que el estrés provoca enfermedades, redúzcalo por todos los medios posibles. Evite los hábitos que desgastan su existencia.

Tras liberar el miedo, haga uso de las afirmaciones cotidianamente para celebrar la llegada del cambio positivo y para reforzar su resolución consciente e inconsciente. No se necesita que sean más de una o dos frases; de hecho, mientras más compactas sean, más fácil será memorizarlas.

Algunas personas encuentran difícil lograr un cambio genuino. Muchos de nosotros somos muy obstinados. No nos gusta modificar nuestros planes; nos volvemos demasiado apegados a nuestras costumbres. Tales sentimientos deben eliminarse si deseamos alterar nuestro futuro. Se debe ser más flexible. Conciba otros posibles caminos de acción como retos, no como problemas.

AÑADIR COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *