Menu

La Vida Después de la Muerte en Diferentes Religiones

Budismo
Para los budistas sólo hay una certeza en la vida, y es en realidad la muerte. En el budismo se cree en la reencarnación, y basan esta creencia en que la única cosa que pasa de una vida a la otra es nuestra mente. Delante de la muerte, los budistas evitan las lágrimas y la desesperación con el fin de ayudar al alma a pasar sin dolor a otra dimensión.

Candomblé
Los seguidores del Candomblé creen que las personas se componen de componentes perecederos e imperecederos, y el último se llama la ORI (cabeza interna, destino) y que la vida después de la muerte pasa por las ORI que encarna a otro miembro de la familia misma.

Catolicismo
Para los católicos, la muerte es apenas un pasaje para la vida eterna. No creen en la reencarnación, siendo que el cuerpo y el alma son apenas una sola cosa.

Espiritismo
Para los seguidores de esta religión, la muerte no existe. En este caso, el espíritu utiliza el cuerpo para manifestarse en la vida terrenal. Cuando el cuerpo muere, el espíritu se desconecta de la materia, manteniéndose en el mundo de los espíritus para volver al mundo físico, reencarnado en otro cuerpo. La reencarnación es un instrumento del espíritu para evolucionar. Ellos creen que el espíritu recién desencarnado puede continuar en el mundo físico aún por algún tiempo.

Islamismo

Para los seguidores de esta religión, la muerte es también un pasaje de esta vida a otra eterna. Ellos creen que el cuerpo después de la muerte ya no tiene ningún significado, y el alma es aquello a lo que se debe prestar atención. Para los islamistas, la muerte es cuando el cuerpo se separa del alma.

Judaísmo
Para los judíos, el final de la vida no es la muerte. Con la muerte sólo se termina la materia. En el judaísmo se cree en la reencarnación. Hay otro mundo, donde permanecen las almas, pero pueden volver a la tierra en otro cuerpo, para completar su misión.

Protestantismo
Los seguidores de esta religión creen que la vida es sólo un pasaje a otra vida y no aceptan la reencarnación. Los protestantes creen en la existencia del cielo y el infierno, como los católicos, pero a diferencia de ellos, creen que las personas serán juzgadas después de la muerte, por el amor y la fe que tuvieron o no al Señor, y no por sus acciones en la Tierra.

AÑADIR COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *